phone

contacto@icaria.mx

📞 221 425 3259 - 221 102 2196 - 222 189 5867

Centros de rehabilitación para drogadictos en Puebla

¿Cómo identificar una recaída?

Pocos  centros de rehabilitación para drogadictos en Puebla llevan un proceso para prevenir las recaídas. Una vez concluido el tratamiento, es necesario un mantenimiento para que el paciente no recaiga. Algunas personas requieren de mucho trabajo para no recaer, pero es algo que puede lograrse. De cualquier forma, tener presente cuáles pueden ser las señales que están advirtiendo una posible recaída, es importante, ya que al tener consciencia será más sencillo prevenir.

En Icaria ofrecemos el servicio de mantenimiento y prevención de recaídas como parte de nuestro programa de tratamiento. Queremos que cuando se reincorpore a la sociedad confíe en que podrá hacer frente a las recaídas.

¿Qué aspectos tomar en cuenta para prevenir las recaídas?

Las recaídas pueden ser peligrosas cuando la persona ha pasado mucho tiempo sin consumir. Al haber pasado por un periodo de desintoxicación y rehabilitación, el cuerpo pierde la tolerancia, por lo que se corre peligro de una sobredosis.

Aunque algunos dicen que casi todos los rehabilitados tienen al menos una recaída en su vida, esto no quiere decir que no se debe poner atención a este punto, ya que se quiere lograr es que no se tenga este comportamiento; sobre todo, porque una recaída conlleva en sí misma un peligro de retorno al consumo. Por eso es necesario que la persona se apegue a un programa de mantenimiento y prevención de recaídas en alguna clínica de adicciones Puebla  que cuente con este servicio para que siga en un proceso de mantenimiento y detección de recaída de adicción.

Es importante tomar en cuenta que las recaídas no suceden de la nada, es decir, van antecedidas de ciertas señales que deben observar.

Emocional

La persona que está en el proceso de rehabilitación puede tener cambios emocionales sin que esto implique que consuma de nuevo; también puede haber alteración en los hábitos alimenticios, problemas para dormir, asimismo, puede experimentar cansancio o manejar niveles altos de irritabilidad, ansiedad o depresión.

Esto en sí no quiere decir que exista una recaída, sino que son señales de conflicto emocionales que a su vez pueden derivar en las recaídas si no se pone atención a ellos y se recibe ayuda profesional. En cambio, si se detectan a tiempo y se evita que se vuelvan grandes, se estará previniendo una recaída.

Mental

Puede ser complicado erradicar todo pensamiento del deseo de consumir, al menos al inicio. Sin embargo, la diferencia está en que estos pensamientos no son dominantes y en tal caso pueden gestionarse, pero cuando el paciente tiene ideas constantes sobre volver a consumir, que puede volver a retomar su vida anterior sin problemas, al mismo tiempo que está en constante lucha para continuar con una vida sin consumo, puede aumentar la probabilidad de una recaída.

Antes de que la persona vuelva a consumir, tuvo que haber pasado por todo un proceso emocional y mental; un periodo de lucha consigo mismo. No se da de golpe la recaída, es por eso que se vuelve fundamental poder detectar aquello que pasa antes que la persona tome la decisión de regresar a los hábitos de consumo. Con el apoyo de los centros de rehabilitación, la persona logra identificarlo y hacerles frente por el mismo.

Señales antes de la recaída

Después de pasar por un proceso de rehabilitación, la persona debe permanecer en abstinencia completa. Por eso, una de las señales de una posible recaída es el deseo de volver a consumir cuando va acompañado de una idea feliz sobre su vida en el pasado. Cuando idealiza aquellos días de consumo, mirando hacia atrás con optimismo, hay que estar alerta a esos pensamientos.

Es importante que una vez que la persona salga de su tratamiento, no frecuente a las amistades con las que solía consumir, esto lo pone en un estado vulnerable. Por eso, es necesario que continúe con los nuevos hábitos, haga actividades, como ejercicio, se reincorpore a la sociedad, continúe sus estudios o trabajo.

En Icaria somos la mejor opción entre los diversos centros de rehabilitación para drogadictos en Puebla, pues estamos convencidos que la rehabilitación  no solo incluye el dejar de consumir alcohol o drogas, sino un cambio de estilo de vida y por eso damos acompañamiento al paciente una vez que ha salido de su etapa internamiento. Durante seis meses lo apoyamos con terapia grupal para que su proceso de recuperación e integración a la vida productiva en familia y sociedad sea un éxito. Hable a los teléfonos (221) 102 2196 y (221) 425 3259 o escriba al correo electrónico contacto@icaria.mx para más información de nuestros servicios.

Deja un comentario